Principal Ayúdenos Colaboraciones Comentarios Correos Novedades Indice

Maestro Monreal
Maestro Monreal Maestro Tena Mariano Arregui Gitanillo de Ricla Braulio Lausín Santiago Borao Francisco Grima El Pío Luis Cristía Oscar González

Canciones
Letras
Fotografías
Opiniones

Breve historia de un músico irrepetible

Maestro Monreal    D. Genaro Monreal Lacosta nació en Ricla el día uno de diciembre de 1.894, fue el tercer hijo varón del veterinario D. Gregorio Monreal y Dª Manuela Lacosta.
    De niño era muy travieso y mal estudiante y según cuenta un amigo suyo de la infancia (D. Roque Castillo) en una entrevista en el periódico Amanecer. "Él, no tenía otra ilusión que tocar la flauta; recuerdo que cuando íbamos al monte ponía la flauta al lado que soplaba el viento y ella sola tocaba".
Como es costumbre en los pueblos, enseguida le pusieron mote y se le conocía como "GENARICO CHUFLA".
    El nombre de Genaro que le pusieron sus padres no fue elegido por casualidad, era en memoria de un tío suyo llamado Genaro Lacosta Lavilla que en el año 1.866 marchó en barco desde Barcelona a "hacer las Américas" y del que nunca más supieron.
    La vida del maestro Monreal está llena de acontecimientos y curiosidades.
    Las primeras notas musicales se las enseñó su madre y su afición a la música se advirtió a muy temprana edad. Cuando tenía siete años ingresó como Infantico del coro de la Basílica del Pilar en calidad de "seise", y el maestro años después comentaría que precisamente de "seise" se inició en la música.
    En el año 1.908 durante la celebración del centenario de los Sitios de Zaragoza, con catorce años de edad, el maestro Monreal cantó como Infantico solista los solos de una misa se Réquiem ante los restos de Agustina de Aragón y el  rey Alfonso XIII, admirado por su voz, lo condecoró imponiéndole la medalla de Oro del Centenario de los Sitios.
    Durante los años que estuvo en Zaragoza de Infantico, realizó un importante ahorro de dinero que entregó a sus padres para contribuir a la construcción de una casa en Ricla.
    El maestro Monreal estudió primeramente en el colegio internado de los Infantes del Pilar y a los quince años se trasladó a Madrid para continuar sus estudios de música en el conservatorio de aquélla ciudad, donde permaneció hasta los veinte años, aunque simultaneaba sus estudios musicales con el trabajo que como flautista ejercía en la orquestina de la "Sala Madrid" (más tarde se llamaría Teatro Arniches).
    En el citado teatro fue donde empezó a completar los programas de los artistas que en él actuaban, como Preciosilla, Graciela, Adela Margot, etc. Esto sucedía en los años 1.915 y 1.916.
    La ilusión por tocar y componer que tenía el Maestro, le obligó a enrolarse en una orquesta tocando la flauta (los teatros Novedades y Salón de Madrid saben mucho de ello). Más tarde aprendió a tocar el piano con el exclusivo fin de poder escribir canciones.
    Sus primeros trabajos los realizó orquestando obras a compositores famosos.
    El Maestro decía: "Lo primero que compuse fu un chotis «ATCHIS», con letra de Leandro Blanco que lo estrenaron en el Salón de Madrid, La Chiperita y en Zaragoza, las hermanas Oliver".
    Al dominio de la flauta y el piano añadiría el saxofón y la guitarra componiendo música  para cualquier género.
    Su primer éxito, aunque no hay acuerdo pleno entre los críticos fue «LAS TARDES DEL RITZ». Su primera gran composición la cantó Edmond de Bries en el teatro Fuencarral y poco después Mercedes Serós estrenaba en el teatro Lara «EL CAPOTE DE PASEO».
    En el año 1.924, y tras haberse creado una posición en Madrid como autor de canciones y bailes que interpretaban las mejores figuras del momento, entre las que destacaban: La Goya, Mercedes Serós, Argentinita, Adelita, Lulu, etc..., se trasladó a París donde permaneció siete años. Trabajaba para artistas españoles residentes allí, para vedettes francesas y también para productoras de discos, directores de music-halls, etc.
    Tras la Guerra Civil Española su fama se mantuvo y los  letristas más conocidos colaboraron con él: Los hermanos Quintero autores de «Mesonera de Aragón», Currito con «Lerele», Perelló con «Ay! mi sombrero», Leandro Blanco, Hernández Mir, Álvaro Retana, Ezequiel Endériz, Llerena y Lladré, además del maestro Monreal que escribió varias.
    Por su importancia y prestigio como compositor, la mayoría de las figuras que surgieron durante aquellos años como Gracia de Triana, Antoñita Moreno, Marisol, Manolo Escobar, Sara Montiel, Antonio Molina, Pepe Blanco, etc.... pasaron por su academia y cantaron sus canciones.
    De Lola Flores, el propio Maestro dijo: "Estoy encantado con el LERELE que hizo Lola Flores y con el que se hizo Lola Flores".
    Más adelante se dedicaría a escribir sus propias obras como la colección de Jotas Navarras a Raimundo Lanas «EL RUISEÑOR NAVARRO» que le escribió todo el repertorio para orquesta cuando éste actuó en el Coliseum de Madrid.
    Resulta imposible el pretender una somera lista de los temas más famosos, ya que se sucedían uno tras otro superándose a si mismo en la mayoría de la veces, prueba de ello fue «EL BEREBITO», «EL GARROTÍN», «HABANERA DEL CARIÑO», «LOS ACEITUNEROS», etc. 
     Según datos de la Sociedad General de Autores de España la canción con mayor recaudación del año 1.956 fue «CAMPANERA» de Francisco Naranjo, Camilo Murillo y Genaro Monreal.
    Una de sus últimas creaciones «NI SE COMPRA, NI SE VENDE» (Antonio Guijarro y Genaro Monreal) fue difundida en Francia como también «CLAVELITOS» (Federico Galindo y Genaro Monreal). Y como ocurriría con «LA LEY EN LA MANO», en aquella época el Maestro Monreal fomentaba la música para rondalla de pulso y púa.
    Sus canciones fueron escuchadas en América y Europa.
    En Norteamérica le concedieron el DISCO DE ORO por su composición «HABANERA DEL CARIÑO».
    Al Maestro Monreal le gustaba vencer lo difícil. El podía escribir una canción en un par de días, pero nunca lo hacía en menos de quince o veinte. Cuando escribió la canción «LA TANI» nos cuenta el Maestro: «Había un momento en que el ritmo me obligaba a decir "MI TA", y hasta que uno se decide pasa mucho tiempo, y después de terminado el estribillo, cuando creía que estaba completo, buscando algo que faltaba se pasaron otros tantos días hasta que di con el "quid" que es. UNA Y UNA DOS, DOS Y UNA TRES, NO SALE LA CUENTA PORQUE FALTA UN CHURUMBEL. Todo esto para que luego digan "que se han quedado calvos de tanto pensar"».
    Desde el año 1.929 el Maestro Monreal estaba al frente de su academia de cato y baile junto a su esposa Dª INOCENCIA MORENO CÁNOVAS, bailarina que actuó bajo el nombre artístico de «PAQUITA PAGAN», con la que el Maestro recorrió artísticamente casi toda Europa.
    En la calle Horno de la Mata nº 3, de Madrid, tenía también la editorial de obras propias llamada EL MOMENTO MUSICAL, editorial que a su fallecimiento vendieron a Ediciones QUIROGA.
    Del estilo del Maestro, quizás lo más destacado es el modo en que une a unos grandes conocimientos, un estilo muy personal que no se ve influido por compositores extranjeros, al contrario su profundo conocimiento del folklore español -no sólo andaluz- enriquece mucho sus obras. Tanto es así que el escritor, periodista y letrista Álvaro Retana llega a decir que representa «el canto popular, pero no burdo y desnudo, sino  refinado,  enriquecido por giros melódicos y cadencias deliciosamente originales»
    Las zarzuelas que compuso fueron, todas ellas, estrenadas en teatros de diversas regiones.
    Los títulos de las obras que el Maestro Monreal tiene en la actualidad registrados en la Sociedad General de Autores y Editores de España son más de mil. Algunos de ellos están repetidos porque actúa además de como compositor, como autor del texto, arreglista, etc.
    La difusión de la música en los primeros años del  presente siglo fue muy lenta, hasta los años 1.950 era un lujo poseer un gramófono, gramola y no digamos un aparato de radio. A pesar de estas limitaciones con mayor o menor rapidez las canciones llegaban hasta los más escondidos rincones a través de las gentes que las cantaban, es decir, se trasmitían de unos a otros.
    El Maestro Monreal fue sin duda un compositor completo, tal vez el mejor de su género en su época, su obra fue muy abundante, su calidad inmejorable, y su popularidad grandísima, prácticamente no había nadie que no tarareara alguna de sus canciones.
    De la importancia de su obra cuenta el semanario gráfico «CRÍTICA» de fecha cuatro de junio de mil novecientos cincuenta y cinco en su artículo titulado «Españoles en París», resaltando el nombramiento del Maestro como Delegado de la Sociedad General de Autores de España en París.
  
    La prensa y la radio dieron cuenta puntual del fallecimiento de D. Genaro Monreal Lacosta -Maestro Monreal- ocurrido en Madrid el día 30 de septiembre de 1.974.
    Ricla, cuna del Maestro, rindió homenaje póstumo a tan ilustre hijo, el día 22 de octubre de 1.974, con diferentes actos, de los que cabe destacar la misa cantada por la Coral Bilbilitana, el descubrimiento de una placa en la casa donde nació y de otra que daba su nombre al grupo escolar mixto de la localidad.

Carlos Cobos Aparicio

Ricla y sus Raíces Ayuntamiento Nuestro Pueblo Nuestro Colegio Nuestra Gente Curiosidades

Arriba Siguiente
Última modificación:24/02/2009